jueves, 7 de febrero de 2013

La Comisión saca tarjeta a los traspasos exorbitantes y a la falta de equidad en el fútbol


Los clubes de fútbol gastan aproximadamente 3 000 millones de euros al año en traspasos, pero muy poco de este dinero llega a los clubes más modestos o al fútbol aficionado, según un estudio que publica hoy la Comisión Europea. En el período 1995-2011 se triplicó el número de traspasos en el fútbol europeo, al tiempo que el desembolso de los clubes en fichajes se multiplicaba por siete. La mayor parte de los gastos más cuantiosos se concentró en un pequeño número de clubes que cuentan con los mayores ingresos o con el respaldo de inversores muy acaudalados. La situación no hace sino aumentar los desequilibrios existentes entre quienes tienen dinero y quienes no, dado que a los clubes modestos y al deporte de aficionados, que son esenciales para que despunten nuevos talentos, solo llega menos del 2 % de la cifra que representan los traspasos. El nivel de redistribución del dinero en el deporte, que debería compensar los costes de formación y de educación de los jóvenes jugadores, es insuficiente para que los clubes más pequeños puedan crecer y acabar con la hegemonía que los grandes clubes siguen manteniendo en las competiciones.


Las normas sobre los traspasos las establecen los organismos rectores del deporte, por ejemplo la FIFA, en el caso del fútbol, y la FIBA, en el del baloncesto. Con el sistema de traspasos en línea de la FIFA (Sistema de Correlación de Transferencias o TMS, por sus siglas en inglés), que es el que utilizan 4 600 clubes en todo el mundo, ha aumentado la transparencia en las operaciones internacionales en este ámbito, pero es preciso trabajar más a escala nacional. El informe considera que el sistema actual continúa favoreciendo sobre todo a los clubes más ricos, a los futbolistas que son grandes estrellas y a sus representantes. Además, recomienda que las normas de la FIFA y de las federaciones nacionales de fútbol garanticen mayores controles de las transacciones financieras y aboga por aplicar una «tasa de equidad deportiva» o de «juego limpio financiero» a los importes de los traspasos que rebasen una cuantía sobre la que se han de poner de acuerdo los organismos rectores del deporte y los clubes, y todo ello con el fin de fomentar una mejor redistribución de fondos de los clubes ricos a los más modestos.

El estudio sugiere también que se imponga un límite en el número de jugadores por club, que se examine la cuestión de la «propiedad de jugadores por parte de terceros» —es decir, el hecho de que un jugador esté cedido en la práctica a un club por un representante—, y poner fin a prácticas contractuales que provocan un incremento de la cuantía de los traspasos, por ejemplo cuando un club amplía el período durante el que los jugadores no pueden ser traspasados sin el consentimiento de aquel. El informe también pide la plena aplicación de la norma de la UEFA sobre juego limpio financiero y de «mecanismos de solidaridad» más fuertes para mejorar el desarrollo de los jóvenes y la protección de los menores. Los autores del estudio instan a los organismos deportivos a mejorar su cooperación con las autoridades para luchar contra el blanqueo de capitales y contra la corrupción.

Los resultados del estudio serán analizados por el Grupo de Expertos de la UE sobre «Gobernanza en el Deporte» en su próxima reunión de abril. El Grupo, que está debatiendo también medidas para abordar el amaño de partidos, está compuesto por expertos nacionales y observadores de la FIFA, la UEFA, la Asociación Europea de Ligas de Fútbol Profesional, la Asociación de Clubes Europeos y la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales. Se espera que el Grupo presente un informe a los Ministros de Deporte de la UE antes de finales de año.


La Comisión Europea ha propuesto un capítulo sobre deporte en el marco de Erasmus para todos, el nuevo programa de la UE en el ámbito de la educación, la formación, la juventud y el deporte. El presupuesto propuesto para el deporte es de 34 millones de euros al año por término medio entre 2014 y 2020. Se prestará apoyo a los proyectos transnacionales dirigidos a impulsar el intercambio de conocimientos técnicos y de buenas prácticas, los acontecimientos deportivos europeos no comerciales de primer orden y los estudios y trabajos estadísticos destinados a reforzar la base factual de la elaboración de políticas en el ámbito del deporte. Los principales beneficiarios serán los organismos públicos y las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el deporte de base. La Comisión apoya actualmente una serie de iniciativas preparatorias en el ámbito del deporte. Entre ellas cabe destacar cinco proyectos paneuropeos destinados a incrementar la cooperación para luchar contra el amaño de partidos.


A fin de mejorar la equidad y el equilibrio competitivos, mejorando e incrementando la redistribución de dinero entre los clubes, el estudio propone:

i) establecer una «tasa de equidad deportiva» sobre los importes de los traspasos que superen una cuantía determinada, con el fin de fomentar una mejor redistribución de fondos de los clubes ricos a los clubes con menos recursos; el objetivo de la tasa sería restablecer cierto equilibrio competitivo; correspondería a los órganos rectores del fútbol internacional, tras consultar a los clubes, determinar el umbral, el tipo de la tasa y su ámbito de aplicación

ii) dar a conocer mejor los movimientos de jugadores para garantizar que se paga a los clubes la correspondiente compensación de solidaridad y que aquellos son conscientes de sus derechos

iii) establecer un límite al número de jugadores por club

iv) regular el mecanismo de las cesiones

v) abordar la cuestión de la «propiedad por parte de terceros» de los derechos de los jugadores mediante la adopción de normas que protejan la integridad y la libertad de los jugadores, así como la equidad de las competiciones deportivas; estas normas no deberían suponer un obstáculo desproporcionado a la inversión financiera en el deporte ni ser incompatibles con la normativa de la UE sobre libre circulación de capitales

vi) apoyar la aplicación de normas de juego limpio financiero para alentar a los clubes a no gastar más de lo que ingresan

vii) abordar la inestabilidad de los clubes de baloncesto.

Para limitar el aumento del dinero dedicado a traspasos, el estudio recomienda que:

i) se impida a los clubes ampliar el período durante el cual un jugador necesita permiso para ser traspasado, ya que ello supone un aumento de la cuantía de los traspasos (normalmente, los contratos se acuerdan por tres años hasta los 28 años de edad y por dos años después de los 28)

ii) las denominadas «cláusulas de rescisión» sean proporcionadas.

Comisión Europea, deporte